martes, 18 de diciembre de 2007

Mis queridos cronopios dibujantes... y algún que otro periodista.

La mayoría de mis amigos íntimos son artistas plásticos. Algunos son dibujantes, otros pintores, otros diseñadores, modelistas... desde la infancia tuve ese tipo de amigos, inclinados hacia las artes. Hace un par de años comprendí el porqué: La mayoría de mis amigos son, como yo, TDAH.
La razón de que un TDAH tenga en su infancia casi exclusivamente amigos de su misma condición se debe a su trastorno; el déficit de atención unido a la hiperactividad dificultan la práctica de juegos que exijan concentración a largo plazo y seguimiento de normas. El TDAH pronto se aburre del juego, lo interrumpe, cuestiona las normas, acababa colisionando con los intereses del resto de jugadores, y lo abandona sin adquirir la práctica necesaria que le permitiría dominarlo. Por eso es muy difícil encontrarlo integrado en juegos sociales o de equipo, y por eso practica juegos solitarios, especialmente aquellos sin normas fijas, como los de construcción, el dibujo o la lectura.
El abandono de los juegos de equipo dificulta a su vez la adquisición de habilidades sociales, en una suerte de círculo vicioso que le encierra cada vez más en sí mismo y le lleva a desahogar sus frustraciones en la creación artística.
Pero siempre hay un roto para un descosido, afortunadamente siempre hay algún otro muchacho en su círculo social con el mismo trastorno y, por tanto, los mismos intereses, y acabarán haciéndose amigos. Esa es también la razón por la que los TDAH no suelen tener muchos amigos en su infancia.

Es fácil comprender que en su vida adulta acaben dedicándose al aspecto plástico de las artes. Este es un campo en el acreditan sobrada práctica, las normas son pocas y la producción constante de ideas, una de sus características, es una ventaja. Además, su habitual bajo rendimiento escolar, les incapacita para las carreras universitarias o los estudios eminentemente técnicos.
Y, curiosamente, tampoco suelen destacar tempranamente en las artes escénicas, ya que el déficit de atención dificulta la adquisición de habilidades sociales y de comunicación, tan necesarias para esas prácticas.
Así que, se podría decir, que son artistas gráficos a la fuerza; que, como se suele decir, "nacieron para ello.

Ah, se me olvidaba: también hay un sector de TDAHs menos acentuados, que pueden seguir una carrera sencilla, y que invariablemente acaban haciendo periodismo. También tengo algún amigo entre ellos; y últimamente he adquirido alguno más... Y escribo esto para que se pronuncien.

7 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Bien... me pronuncio

kanif dijo...

Nunca dudé de ti ¡Pedazo de Cronopio!
Un abrazo.

Ruth dijo...

Je, je...
Mi hermano es "sólo" TDA, sin la hache, pero se lo han diagnosticado a los veintiséis, cuando casi ha terminado la carrera de psicología (se dio cuenta él, vamos).
Yo he tenido alguno de vuestra calaña en clase... ¡Qué difíciles sois, madre!

kanif dijo...

Pues sí, los que no muestran el exceso de movimiento son mucho más difíciles de diagnosticar. De todas formas, si ha llegado a estudiar psicología, creo que no le ha ido tan mal.

De pequeños algunos somos difíciles, sí. No obstante si se conoce la existencia del trastorno, hay unas pautas que ayudan tanto a los educadores como a los chavales.
Un abrazo.

frilanser dijo...

Ya supongo que tratas el asunto con ironía, pero el fondo es muy duro. ¿Es tan tajante el hecho de que las personas con TDAH no puedan realizar una carrera universitaria? ¿No es posible facilitar la cosa de algún modo?

Como off-topic, aquí dice que los comentarios anónimos serán borrados, pero abajo me permite seleccionar ser anónimo al comentar. Además, ¿qué es no ser anónimo? Ahora mismo estoy escribiendo con mi nombre de blogger pero si no me hubieras leído y comentado algo conmigo alguna vez sería igualmente anónimo ¿no? Perdona, amigo, yo no tengo TDAH, pero soy lo que en catalán llaman un torracollons ;) Un saludo.

kanif dijo...

Un niño que padece TDAH y no es tratado como tal, habitualmente desarrolla otros muchos trastornos de aprendizaje, baja autoestima, escasa socialización, que le suelen llevar al fracaso escolar, y le impiden acceder a la universidad. Si tiene la suerte de educarse en un ámbito adecuado, no.
También hay tratamiento farmacológico, que suele dar buenos resultados.
<Aquí hay una información muy completa.<>

Hoy en día se sospecha que algunos de los científicos y pensadores que han roto las barreras del conocimiento humano pudieron padecerlo. Muchos fueron universitarios...
Respecto a lo del anónimo, lo hice un día a toda prisa porque un troll me empezó a insultar, y voy a ver si se puede quitar...
Sí, pareces un torracollons ;-)
¿Cómo sabes que no eres TDAH?

frilanser dijo...

Porque dibujo fatal ;)

También porque me dijiste un día que aunque todos mostramos cierta inquietud y falta de atención, tiene que llegar a un grado en el que impida desarrollar un correcto aprendizaje y supongo que te referías a algo serio.