lunes, 17 de diciembre de 2007

Bueno, acérrimos: La primera encuesta reveló que os ponía Beatriz Montañez, pero casi al mismo nivel que Wyoming, y esta segunda, por abrumadora mayoría, que puedo hacer lo que quiera con mis historias de la radio, ya que es mi blog. Evidentemente para ese viaje no hacían falta alforjas y el error es mío por plantear una pregunta tan absurda... Seguiré colgando los capítulos a mi criterio, además ya faltan muy pocos, y así, al menos, tendréis algo de qué quejaros en los comentarios.

Cap. 8

Gracias a la radio que me ha dado tanto...

(Completo... Sí, sí, habéis leído bien, completo)


Mi móvil se balancea en un soporte con el logo de EITB impreso en su frontal. Tengo tres camisetas con un pez que observa perplejo cómo le hacen llegar un micro de Radio Euskadi bajo las aguas. Otra de una fiesta-concierto, otra más de la serie Héroes, el libro “La cocina de Radio Euskadi” por duplicado, las “Rutas para descubrir Euskal Herría” de Ibon Martín, varias novelas, algunos DVDs, una cámara digital, una impresora, una agenda-dietario, algún llavero, bolis, plumas, cuelga-móviles... y lo mejor: unas tarjetas escritas a mano y autografiadas en las que locutores de R.E. agradecen mi participación y que yo guardo con cariño. ( ¿Habéis reparado en que, seguramente, estas tarjetas contendrán muestras de sudor y grasa corporal de esos locutores, de las que podría extraer el ADN para clonarlos en un futuro... claro que yo también las he tocado; podría haber una contaminación cruzada. Podríamos obtener un cruce entre Natalia Serrano y un tipo cabezón y peludo de Donostia... ¡ ¡Cielos, no quiero ni pensarlo! Olvidémoslo.)

Son muchos los bienes tangibles que he obtenido de Radio Euskadi pero son bastantes más los intangibles.

El primero fue perder el miedo a hablar en público. Aunque, vete a saber, quizás intente hablar delante de un auditorio donde observe y sea observado y me muera de miedo... lo que tiene la radio es que preserva en cierta medida el anonimato.

El segundo comprobar que tus propias opiniones pueden tener interés para los demás, lo que aporta autoestima y seguridad. También humildad cuando no emiten tu opinión porque seguramente la de otra persona era más pertinente.

Conoces cómo le suena tu voz a los demás, que es como conocerse desde fuera, y así puedes desarrollar estrategias para mejorar tu comunicación oral, e incluso artefactos que podrían llegar a ser patentados y fabricados, con el consiguiente beneficio económico.


Artefactos como el “Troncocono nasal” (el nombre podría ser alterado a efectos del marketing promocional). Se trata de un tubito en forma de tronco de cono, cuyo prototipo yo mismo fabriqué con cera, y que, introducido en un orificio nasal, con el diámetro menor hacia arriba, lo expande facilitando el tránsito del aire y eliminando, consiguientemente, el efecto denominado “voz nasal”, que tanto afea la dicción. Con algunas modificaciones para evitar el efecto “nariz de cerdito” producido cuando se usa en ambos orificios nasales y la incorporación de un extractor de emergencia, (aún no desarrollado) se podría iniciar su fabricación en serie. Yo mismo lo he utilizado con éxito cuando requería dar a mi voz algo más de prestancia. Para una mejor comprensión de invento, ruego se observen con atención los diagramas adjuntos.



Actualmente el proyecto se encuentra en suspenso a la espera de una fuente de financiación. Si algún emprendedor decidiera apostar por él, le ruego se ponga en contacto conmigo a través de este blog, o llamando al “Teléfono del oyente de Radio Euskadi” donde Begoña le atenderá amablemente.


Entre los bienes intangibles adquiridos, también se encuentra gran cantidad de información: han dado respuesta a consultas directas formuladas, han tratado temas que yo propuse... e incluso formación, pues he adquirido una nueva forma de debatir escuchando sus tertulias.

Cierto es que yo empecé a escuchar tertulias en otras emisoras, y aprendí a argumentar y debatir con ellos, pero estos debates, a la antigua usanza, se basaban en la anulación del contrario. En Radio Euskadi, salvando la tertulia política de ”Mas que palabras”-esos no tienen remedio-, no he percibido ese tipo de oposición destructiva del interlocutor, sino más bien, un intento por comprender sus razones, matizar las diferencias y resaltar los puntos de coincidencia, buscando la comprensión de la postura del otro.(Mi terapeuta aplaudiría esta demostración de empatía y asertividad) Con esto, espero haberme ganado las simpatías de los contertulios de Radio Euskadi y, siendo tan numerosos, será fácil que coincidamos en algún bar y se paguen algo.

Si lo obtengo algún día, lo del trago gratis, será otro nuevo don que deba agradecer a la radio, como debo agradecer el haber bebido de ella para la realización de este libro... es decir, si tuviera la oportunidad de beber con ellos, brindaría por la radio que me brindó la oportunidad de beber... o algo así.

9 comentarios:

quecaro dijo...

Una solución para la extracción.
Si son de cera, no? pasaria una especie de cordon de San Blas, por el extremo más delgado(más alto).Haría un nudo, pasaria por delante de la nariz dejándolo colgando y enlazaría con el otro tapón con el consiguiente nudo en la parte estrecha del segundo tapón.
Así cuando quisiera quitar no haría más que la sencilla operación de tirar del cordón de San Blas, y evitaría meter ningún objeto que podría permitir alojar el tapón más arriba.

No sé si me he explicado bien.

Entre los regalos que tengo de RE(muchísimos menos que tú, tú tienes para poner un museo ;)) está uno que me hace mucha ilusión, es un lápiz rojo .Es de Más que palabras y lo guardo con mucho cariño.

kanif dijo...

Deliciosa Queca: muchísimas gracias por tu idea pero, ¿no te habrás tomado en serio lo de el troncocono, no?
A mí me falta el lápiz rojo; ¡Y mira que lo intenté! Te envidio.
Un abrazo.

quecaro dijo...

La verdad es que sí ;).

Un abracete,Hiper.

Javier Vizcaíno dijo...

Salud!!
Miraré a ver si me queda un lápiz por ahí, aunque seguramente será negro con las letras plateadas, del segundo o tercer encargo que hicimos.
De verdad que lo del lápiz es un pedazo de recuerdo. Fue una idea de Iratxe Celis. Encargó una docena por libre (gastándose una pasta) para los del equipo, y luego se nos ocurrió hacer un pedido mayor (pagado de nuestro bolsillo: no lo pedimos a la casa) para los oyentes. Decididamente, Kanif, tengo que encontrarte uno, porque creo que vale más que los DVds, camisetas, etc...

Necio Hutopo dijo...

Pues concuerdo con la idea del extractor del primer comentario... El único problema es que paerecería que se trae un tampon en la nariz...

mikel dijo...

¿Eres tú el dibujante? Jo, ¿se te pueden hacer encargos para explicar cositas de ciencias naturales? Linares suele agarrar buenos constipados y está gracioso con su nariz tapada. Últimamente también JV y JD han sonado raros... ¿será que dormir con el culo al aire genera laxitud de cuerdas vocales? ¿O será lo de Bustamante, que el sexo te baja no se cuántas octavas? ¿O es que las dos cosas tienen relación?

kanif dijo...

Sí, el dibujante soy yo. Y se me pueden hacer encargos... otra cosa es que tenga tiempo, pero prueba.
resulta gracioso oír a los locutores constipados, ¿verdad?
Un abrazo.

Maripuchita dijo...

Sé weno, kanifito, wapo ... cámbiame el link ;-)

Maripuchita dijo...

Me quieres tanto que me has metido dos veces? (con perdón)