martes, 20 de noviembre de 2007

Tres años llamando a la radio.


Cap. 6

Fuera de onda


Ya estás lanzado. Te crees una estrella de la radiodifusión vasca porque has hablado con los principales locutores y has ganado varios de sus concursos. Te crees simpático, extrovertido, gracioso. Estás empezando a pensar que tú también podrías hacer lo que hacen esos profesionales... y te gustaría probar.


Por aquel entonces “Vaya semanita” estaba despegando en la tele y lo veías encantado. Lo sentías muy cercano porque actuaba Oscar Terol, tu entrañable Pablo de los concursos, y tenía ese aroma común que destila el grupo Eitb, esa sensación de encontrarse como en casa.

Los llamamientos a participar ejercen un poderoso influjo en ti y cuando aquel programa ofreció la oportunidad de hacer un “sketch” con ellos, de participar como actor, tu primer pensamiento fue el de aprovecharla. Probar.

Intentaste quitarte esa idea de la cabeza, con las habituales excusas del trabajo y la familia, pero el deseo era realmente poderoso y al final cediste. Cursaste tu petición por e-mail, como indicaba el anuncio y te dispusiste a esperar noticias. Esperaste un tiempo que tú considerabas razonable pero la respuesta no llegó. Y poco a poco te fuiste olvidando, ya que tenías tu vida, tu radio, tu teléfono y ¡tantas cosas que contar...!


Y un día, cuando ya no la esperaba y de la manera que menos esperaba llegó la respuesta. Sonó el teléfono, lo cogí, y una voz me dijo: - ¿Jose Luis Etxeberria?-

-Si, soy yo.

-Te llamo de EITB. ¿Tú mandaste un e-mail al programa Vaya Semanita?

-Si... pero fue hace mucho tiempo... quizás meses.

-Pues te hemos seleccionado para hacer un casting. Estamos buscando caras del área de Donostia. Podrías estar este Jueves a las cuatro y media en EITB de Miramón.

Realmente me pillaba de sorpresa así que mi primera reacción fue la de excusarme.

-Ya... es que ahora mi situación ha cambiado... tengo mucho trabajo, los horarios...

-¡Venga, hombre, anímate, que sólo es una prueba!

-Ya... no sé... es que el jueves no sé si podré...

-Venga, que sólo puede ser este jueves, ¿Te apunto en la lista?

-Pues...

-Te apunto ¿no?

-Vale, apúntame.

-El jueves a las cuatro y media, ¿vale?

-Sí, jueves a las cuatro y media. Allí estaré.

Cuando colgué recuerdo que me asaltó una leve sensación de haber sido manipulado porque, en aquellos momentos, ese tipo tenía más interés en que participase en el casting que yo mismo.

Bueno, sea como fuere había aceptado. Aquello era algo absolutamente nuevo para mí. ¡Un casting de actores! No sabía a qué atenerme... qué podía esperar. Pero en el fondo todavía me atraía la posibilidad de actuar, de hacer aquellos sketches tan divertidos que veía en la tele.


¡Qué daño ha hecho la emisión de las “tomas falsas” de estos programas! Su nombre es adecuado porque transmiten una visión absolutamente falsa del trabajo del actor. En ella se observa un fallo, que siempre es una confusión chistosa, y todos ríen relajadamente y vuelven a empezar con alegría. Parece que los actores no trabajan, que están de cachondeo y los sketh se graban sólos, entre la improvisación y el jolgorio. Pero, a poco que uno medite, se da cuenta de que primero hay que aprenderse los diálogos, acudir a un lugar respetando un horario, soportar el maquillaje, la espera, contener los nervios, ensayar, repetir tus frases sin equivocarte a la vez que sigues las indicaciones del director, repetir las veces que sea necesario, repetir cuando presiona la escasez de tiempo, repetir, repetir y repetir... y además debes resultar gracioso. O sea, ¡que es un trabajo!

4 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Pero...

La final qué fue lo que pasó?

kanif dijo...

Hay que esperar a la siguiente entrega, amigo ;-)

Iñaki Murua dijo...

Nos has dejado en ascuas, Hiper.
PD ¿Hay algún video de tan glorioso momento colgado en Internet?

Kanif Beruna dijo...

Pues temo que lo tengan guardado y el día menos oportuno me jodan ;-)
En un par de días la continuación, en la que me elevo a las más altas cotas de...