jueves, 16 de agosto de 2007

Sincero Arrepentimiento.

He releído la anterior entrada, ahora que se me pasado el pedo, y he de confesar que estoy arrepentido. Arrepentido en muchos aspectos.

Arrepentido de haberlo escrito borracho a las 4 de la mañana, pues me he pasado un buen rato corrigiendo faltas de ortografía y otras cantadas.

También de haber sido tan impulsivo, pues la reflexión me hubiese permitido colgar un post mucho más agudo y cínico, o darle un tono cómico, como bien han sabido hacer los amables comentaristas.

Arrepentido de no haber probado a salir corriendo como me recomendó Enric, pues ya nunca sabré si soy más rápido que aquel munipa.

Arrepentido de no haberme hecho guardia municipal en su tiempo, pues me tienta mucho experimentar el poder.

Arrepentido de haberle dado mi verdadero Nº de móvil a aquel poli, pues estoy convencido de que me mandará mensajes calenturientos, ya que no podía apartar los ojos de mi portentosa virilidad.

Arrepentido de haber dejado de orinar abruptamente, sin haberme satisfecho del todo, pues la multa me hubiera caído igual, y seguro que es malo para la próstata. Además tuve que volver a delinquir, orinando unas calles más adelante.

También me arrepiento de no haber leído nunca la normativa municipal de mi ciudad, pues vivo en la ignorancia de qué preceptos infrinjo. (Por ejemplo, me pasé media noche chillando por un megáfono que amablemente me prestaron unos chavales, y ahora veo en la trasera de la multa que es delito)


Ya veis que, en realidad, el castigo ha servido a su propósito, pues ahora muestro claro arrepentimiento.
Además estoy seguro de que mi dinero, junto con las aportaciones de otros probables infractores, ayudará a sanear las arcas públicas, y hasta es posible que aumenten el número y horario de servicio de los urinarios.

2 comentarios:

la sufrida esposa del autor dijo...

Lo que te ha pasado te lo tienes bien merecido, llevo ¡¡¡18 AÑOS!!! advirtiéndote de que te podía pasar.

Lo malo es que al tener gananciales, me toca pagar el 50% de la multa. mmmm, ¿cómo te cobraré la parte que pague de la multa? }-]

mkl dijo...

Dándole la brasa la próxima vez que beba en tu presencia y avisándole que se le está llenando su vejiguilla, pero el colega parece lo suficientemente cabezón como para "seguir orinando en la calle" como un perro. Guau!