viernes, 12 de diciembre de 2008

Historias que he oído y que no me he tomado la molestia de comprobar su veracidad.

Cuentan que cuando Salvador Dalí vendió su primera obra importante, se masturbó y le mandó el semen a su padre en un sobre con una carta que decía: Ya no te debo nada.

3 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Pues me da a mi que no... pero igual y sí... Digo, el tipo era un poco exhibicionista, de eso no cabe duda.

AHora que mucho sentido no debió haber tenido... Digo, para cuando la carta llegara, el semen estaba más que seco, el papel un tanto almidonado y con cierto tufillo a pesacado; "Malditos del correo, ya me robaron la merluza que me mandí mi hijo", debió pensar el padre...

kanif dijo...

Los delirios de un genio
Por Antonio Landauro
El Mercurio, martes 23 de enero de 1996
"Pintaba relojes derretidos para simbolizar la prisión del tiempo, apuntaba sus bigotes hacia el cielo para cargarlos con vibraciones cósmicas. Se autodenominaba divino y a los 20 años cometió la mayor irreverencia que un hombre en sus cabales puede realizar: le envió a su padre una carta con esperma y una sola frase: “Ya no te debo nada”."

Pues fíjate, al final lo he buscado, y mira lo que he encontrado en una biografía muy literaria del tal Antonio Landauro.

Y si el padre pensó lo de la merluza es que era tan surrelista como el hijo... o como tú, pedazo de cronopio Ja ja ja ja.

Coro dijo...

¡Buenísimo!
Genio, loco, atrevido...

Saludos