jueves, 21 de agosto de 2008

La victoria del empollón

¿Habéis visto cómo celebra la victoria en una prueba de velocidad un atleta yanki?
Mira a la cámara desafiante, hace gestitos de rapero con los dedos y masculla: ¡Soy el puto amo! ¡Soy el puto amo!
Luego, cuando hay que hacer algo un poco más complicado que mover sus músculos hipertrofiados hacia delante, como pasar un relevo... no son capaces de hacerlo y pierden la carrera y los nervios.
¿Exceso de individualismo?
Y cuando hay que correr y saltar vallas les gana un cubano con gafitas de empollón.


¿Estoy siendo tendencioso? ¿Contradictorio con la entrada anterior? ¡Sí, qué cojones! ¡VIVA CUBA! ¡Viva Dayron Robles!

Esta te la dedico Sonia.

2 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Por no hablar de los Jamaiquinos que están dejando en ridículo a los atletas de millones de dólares...

kanif dijo...

Sí. Iba a añadir algo sobre los jamaicanos y las jamaicanas, glúteos de diosa... y quizá lo haga en otra entrada.