viernes, 18 de abril de 2008

Banalidades estético-jazzísticas para un viernes.




Cuando Thelonious se sienta al piano toda la sala se sienta con él y produce un murmullo colectivo del tamaño exacto del alivio, porque el recorrido tangencial de Thelonious por el escenario tiene algo de riesgoso cabotaje fenicio con probables varamientos en las sirtes, y cuando la nave de oscura miel y barbado capitán llega a puerto, la recibe el muelle masónico del Victoria may con un suspiro como de alas apaciguadas, de tajamares cumplidos. Entonces es Pannonica, o Blue Monk, tres sombras como espigas rodean al oso investigando las colmenas del teclado, las burdas zarpas bondadosas yendo y viniendo entre abejas desconcertadas y hexágonos de sonido, ha pasado apenas un minuto y ya estamos en la noche fuera del tiempo, la noche primitiva y delicada de Thelonious Monk.
Pero eso no se explica: A rose is a rose is a rose. Se está en una tregua, hay intercesor, quizá en alguna esfera nos redimen. Y luego, cuando Charles Rouse da una paso hacia el micrófono y su saxo dibuja imperiosamente las razones por las que está ahí, Thelonious deja caer las manos, escucha un instante, posa todavía un leve acorde con la izquierda, y el oso se levanta hamacándose, harto de miel o buscando musgo propicio a la modorra, saliéndose del taburete se apoya en el borde del piano marcando el ritmo con un zapato y el birrete, los dedos van resbalando por el piano, primero al borde mismo del teclado donde podría haber un cenicero y una cerveza pero no hay más que Steinway & Sons, y luego inician imperceptiblemente un safari de dedos por el borde de la caja del piano mientras el oso se hamaca cadencioso porque Rouse y el contrabajo y el percusionista están enredados en el misterio mismo de su trinidad y Thelonious viaja vertiginosamente sin moverse, pasando de centímetro en centímetro rumbo a la cola del piano a la que no se llegará, se sabe que no llegará porque para llegar le haría más tiempo que a Phileas Fogg, más trineos de vela, rápidos de miel de abeto, elefantes y trenes endurecidos por la velocidad para salvar el abismo de un puente roto, de manera que Thelonious viaja a su manera, apoyándose en un pie y luego en otro sin salirse del lugar, cabeceando en el puente de su Pequod varado en un teatro, y cada tanto moviendo los dedos para ganar un centímetro o mil millas, quedándose otra vez quieto y como precavido, tomando la altura con un sextante de humo y renunciando a seguir adelante y llegar al extremo de la caja del piano, hasta que la mano abandona el borde, el oso gira paulatino y todo podría ocurrir en ese instante en que le falta el apoyo, en que flota como un alción sobre el ritmo donde Charles Rouse está echando las últimas vehementes largas pinceladas de violeta y de rojo, el oso se balancea amablemente y regresa nube a nube hacia el teclado, lo mira como por primera vez, pasea por el aire los dedos indecisos, los deja caer y estamos salvados, hay Thelonious capitán, hay rumbo por un rato, y el gesto de Rouse al retroceder mientras desprende el saxo del soporte tiene algo de entrega de poderes, de legado que devuelve al Dogo las llaves de la serenísima.


La vuelta al piano de Thelonious Monk. Julio Cortázar. La vuelta al día en ochenta mundos, tomo II.

5 comentarios:

IMANOL dijo...

Ostras, escribes mucho y con mucha frecuencia. Si te soy sincero, estoy escribiendo el comentario antes de leerlo, que prometo hacerlo. Una duda, ¿cómo adjuntas un archivo de youtube? Creo que yo lo hice, pero no me acuerdo. Y ahora, a leerlo. Espero que esté bien.

IMANOL dijo...

Ya. ¿Te ha salido explicarlo así tal cual o llevas meses preparándolo? Vaya, vaya. Sólo una duda. ¿Sons también serían Stenway,no? Ahora me imagino que el piano se llamará "herederos de stenway". No somos nada.

Necio Hutopo dijo...

No si el problema de comentar antes de leer el post correspondiente es que entonces Imanol cree que has escrito todo eso y no que es, obviamente, un copypaste de La Vuelta al Día en Ochenta Mundo del enormísimo cronopio Cortázar dando rienda suelta a una de sus más grandes filias...

De hecho, recordemos que el corticiano "cronopio" nace en una reseña de jazz

Tito Charly dijo...

Joder que cancion mas cojonuda coño!!!

kanif dijo...

¡Eso es una opinión, ostia!