viernes, 14 de marzo de 2008

Banalidades estético-nostálgico-refusadas para un viernes.



Hace algunos años, cuando mi exultante juventud me impulsaba a meterme en fregados de los que dudosamente sacaría algún provecho, trabajé como animador, esto es, haciendo dibujos animados.
El otro día llegó mi mujer diciendo que habían vaciado un trastero en casa de sus padres y me trajo unos papeles. Y he aquí que entre ellos encuentro esto. Una reliquia de cuando me dedicaba a ese empeño de los dibujos.



Se trata, evidentemente, de una peli de animación que estábamos haciendo en la productora donde yo trabajaba. Y sí, como alguno de mis acérrimos más cultos habrá advertido, el argumento se apoyaba en una base histórica: la infructuosa búsqueda de La Fuente de la Juventud que emprendió Ponce de León. Bien, pues en esta peli, una tripulación de disparatados piratas caribeños acababa encontrándola.
El proyecto, del que hicimos un piloto y todo, no salió, supongo que por falta de financiación, aunque los animadores nos enterábamos tarde y mal de aquellas cosas.
Este folleto tiene el aroma de los sueños rotos y la facultad de transportarme al momento en que ventitantos frikis tardoadolescentes nos juntábamos en una sala y soltábamos burradas para mitigar la ansiedad que produce estar ocho horas copiando personajes que varían tan sólo unos milímetros su posición. Aún hoy no sé si me gustaba aquel trabajo o lo detestaba.

Bueno, como decía, aquel proyecto no cuajo, la animación en el país vasco y en el estado, que nunca fue un negocio boyante, iniciaba su declive, pero la peli acabó transformándose en esta otra, que podríais ver rebuscando en la web o en algún videoclub trasnochado. Os prevengo de que se pervirtió la esencia original del guión y el resultado es un auténtico tostón.

La fuente de la juventud... ahora que lo pienso, qué hermosa ironía.

4 comentarios:

Maripuchi dijo...

Ya ni siquiera se anima así...
snif

Necio Hutopo dijo...

Y bueno... AL menos te salvaste de entrar al boyante mundo de la animación vía Flash...

Que daño le ha hecho el ordenador al cine, señor, que daño

Nanny Ogg dijo...

Yo me quedo con lo de la fina ironía porque con la "publicidad" que le has hecho a le película nuno no sabe si buscarla o mejor pasar de ella :)

Besos

Javier Vizcaíno dijo...

Oye!!!
Los 'dibus' son una auténtica chulada. Ya me gustan los monos esos...