miércoles, 2 de enero de 2008

¿El experimento Omega?

Quiero contar una cosa que me viene sucediendo desde hace un tiempo. Como ya sabéis me interesa el TDAH por razones personales y a menudo leo sobre el asunto. Hay diversas opiniones sobre sus causas y tratamiento, y una linea postula que pudiera ser por deficiencias nutricionales o dificultades para metabolizar determinados nutrientes. Se ha encontrado relación entre la ingesta de ácidos grasos esenciales y el trastorno, y se han hecho pruebas con aceites Omega-3. Como es algo que está a mi alcance y es un suplemento nutricional de libre consumo, yo mismo he empezado a consumirlo... y creo que estoy empezando a notar algún efecto.
Se supone que en un individuo TDAH, o en uno con una carencia acusada de este nutriente, debería notarse, tras alcanzar un determinado nivel de carga, una disminución de la inquietud y una mayor facilidad de concentración. Yo creo que estoy experimentando esos efectos. Pero también estoy experimentando otro que calificaría de indeseable: he perdido la chispa.

Yo antes me pasaba el día gastando bromas; sacándole punta a todo. Me metía en mil asuntos y casi nunca los terminaba. Me concentraba en una tarea y el mínimo estímulo me hacía abandonarla... Ahora, sin embargo soy mucho más serio. Tengo que forzarme para hacer un juego de palabras; no cedo fácilmente a mis impulsos y persisto en la tarea hasta terminarla...
Estoy empezando a parecer un tipo "normal"...vamos...¡Un coñazo! !Joé! ¡Ni siquiera me he emborrachado en estas fiestas! Siento como si no fuera yo.
Si repasáis mis entradas pasadas, sobre todo las primeras, la mayoría son hiperbólicas y humorísticas pero, de un tiempo a esta parte, ya no me apetece hacer gracia.
El mismo blog fue un desahogo para mi inquietud y ahora ya no encuentro interés en escribir nada. Muchas veces lo intento y, tras un buen montón de lineas, no le veo sentido a un trabajo tan improductivo y me dedico a tareas más necesarias... (La entrada "El silencio de los blogeros" fue en realidad una excusa para ganar tiempo.)

¿¡Qué hago!? ¿Sigo suplementándome o vuelvo a comer como antes?

Seguramente, si alguien con una mínima formación científica lee esto, pensará que no se puede establecer una relación causa efecto con un ensayo tan rudimentario... pero es que él no siente lo que yo estoy sintiendo ahora... ¡Joé! ¡Que me apetece dejar de escribir esto para pasar la aspiradora! (Juro que estoy esforzándome mucho para hacer estas exageraciones.)

O acaso será la edad, o una depresión, o el fruto de la dura experiencia sentimental vivida...

Si alguien tiene una opinión al respecto, cualificada o no, le rogaría que la expresase.
Gracias.

3 comentarios:

quecaro dijo...

Es muy complejo lo que comentas, querido Kanif.
No creo en las modas, y como verás, los ácidos grasos omega 3,6,9, 11 y alguno otro que sacarán serán responsables no sólo de los problemas o no problemas cardiovasculares, sino hasta de la eterna juventud.
Cómo no de la TDAH.
¿jugará también un pelín la autosugestión?.
Sí es así, también pues ........fenomenal.no?
La pregunta es qué hacer ante un cambio, querido o no en la vida, cómo poder soportar el dolor que nos produce.
Y ahí ya no sé, quizás perdamos chispa, porque esos cambios, esas dolorosas perdidas nos hacen emplear una energía en adaptarnos, en volver a remodelarnos, y esa energía sale de un sitio para ir a otro.
Pero , lo que me extrañaría es que siguieras haciendo bromas y chistes y te saldrían como si nada después de lo que te ha pasado.
Todo lleva un tiempo, querido Kanif.
Yo disfruto mucho leyéndote , pero no busco que a cada post te vuelvas más acróbatico e ingenioso.
Sólo busco leer unas frases escritas con sinceridad, nada más.

Un abrazo.

kanif dijo...

Querida Quecaro, esperaba una respuesta como esa y precisamente de ti. Te lo agradezco enormemente.
Lo curioso es que no me encuentro desanimado, ni demasiado triste, ni desganado... sólo me encuentro, cómo lo diría... equilibrado. Lo que en mí es casi un desequilibrio.
No es exactamente que no pueda ser chistoso... es que no me parece importante.
Y, si buscabas sinceridad, tendrás que olvidar casi todo lo escrito anteriormente.
Esto que siento es casi orgánico.
Ya contaré si cambia.

balen dijo...

Hola Kanif.
He leido tu comentario e iba a escribir algo, pero Quecaro se ha adelantado (afortunadamente para tí)
La falta de chispa, el acabar pasando de todo,... ¡eso, pasa!
Quizás alguna vez te dicen: ¡estás de mala leche! Y tú: ¡sí!. Y los otros: ¿y porqué? Y tú: No tengo ni idea.
'Aprovéchate' de la gente que te quiere.
Un abrazo.