jueves, 5 de marzo de 2009

Catarsis y culo

A estas alturas, alguna/o que, por suerte o por desgracia, haya escuchado mis canciones y mis otras intervenciones orales en este blog se estará preguntando: ¿Por qué se empeña en cantar si lo hace mal? ¿Por qué hace monólogos si no tienen gracia?
Muy sencillo acérrimos:
La catarsis de ridículo
Cuando te atreves a hacer ante los demás algo que no dominas, cuando te muestras tal como eres... te libras de esa carga de miedos absurdos y barreras mentales que todos arrastramos.
Después de todo... ¿Qué es lo peor que te puede pasar?
¿Que se rían de ti? ¿Que no se rían? ¿Que no les guste? ¿Que te contrate un multimillonario sodomita? Bueno, esto último sí seria malo...¡Espera! ¡Según lo que pague...!

Ahora medio en serio: Cuando te muestras tal cual eres, cuando no has de fingir constantemente, te libras de la ansiedad y adquieres seguridad en ti mismo... ¡Autoestima!

No correrás los cien metros como Usain Bolt, pero corres.
No serás Celine Dión cantando, pero cantas.
No serás Bill Gates en los negocios, pero trabajas y ganas dinero.

¿Y esa autoestima para qué te sirve?
Pues para que no te dé vergüenza bajarte los pantalones cuando aceptes que el multimillonario te dé por culo.

5 comentarios:

Duquesa de Katmandu dijo...

Por suerte existe la vaselina, que facilita algunas cuestiones, tales como la sequedad dérmica, la miopía crónica y los caprichos de los multimillonarios.

Beso!

Juli Gan dijo...

Di que sí. Somos legión los discretos miembros del montón. Para correr, para cantar, para escribir...Para cualquier cosa. Y está bien que nos dediquemos a lo que nos gusta. Yo tengo una voz muy común, pero cantando en un coro estoy perfecta.

M i K e L dijo...

Un post redondo, bien llevado, bien tramado y perfectamente acabado. ¿Te ha llevado mucho tiempo redactarlo?

Chapeau! Txapela!

pau dijo...

'lo que viene siendo' aceptarse a uno mismo ¿no? la verdad es que cuesta... pero al final si uno se empeña, lo consigue... yo por ejemplo, ya no me acuerdo de lo que es ponerse colorado jajajaja

Necio Hutopo dijo...

Si ya lo decía el sabio...

Homosexuales somos todos, lo que falta es presupuesto