sábado, 31 de enero de 2009

El experimento cormorán

El insomnio me tiene bastante anulado. Ayer cené lo que no debía y casi no he dormido. Y como antes de ayer mi higiene alimenticia tampoco debió ser la correcta, ya no sé con certeza qué puedo comer, esa también es otra, pues son dos día de insomnio que es lo máximo que aguanta mi cerebro antes de empezar el malfuncionamiento. Hoy no he cenado y me iré pronto a la cama, pero no sin antes hacer un nuevo experimento: Voy a ver si puedo ser brillante habiendo dormido poco. Voy a inventar un chiste ahora mismo... a ver... de pájaros, que hoy hemos pasado por la nueva pasarela sobre el río y le he enseñado a mi hijo los nidos de los cormoranes... a ver, están dos cormoranes, marido y mujer en el nido, empollando sus huevos y le dice el marido a la mujer: ¿Está la cena, cari? Y dice la mujer: -No hay nada, esta noche no cenamos.
-¿Cómo que no hay nada? ¡Si has salido a pescar esta tarde!
-Sí, pero me lo he comido. La maternidad me tiene exhausta...
-¡Haber salido tú, que has estado todo el día sentado sobre tus huevos!-
... pero no me parece un final brillante.
Y ahora que lo pienso, este experimento es estúpido y además no demuestra nada. Lo bueno es que ya me ha entrado sueño.
Hasta mañana, acérrimos.

2 comentarios:

Duquesa de Katmandu dijo...

Ellos se matan por la tenencia de los huevos y de los nidos... en todas las familias se cuecen habas!!

beso,

Nym dijo...

Pues casi me gusta más el final de "sentado sobre tus huevos" que el de "la maternidad me tiene exhausta". De todas formas, menos mal que no vives de hacer chistes sobre pájaros, je je je.