sábado, 1 de noviembre de 2008

Una tarde en la cabeza de un TDAH

Un amigo me mandó un e-mail con un texto que describía muy bien cómo actuamos a veces las personas con déficit de atención. Estaba escrito evidentemente en algún país latinoamericano, por el peculiar uso del español que mostraba, y me he permitido adaptarlo al castellano más común aquí, para mostrároslo. Yo me he sentido bastante identificado con lo que cuenta.

Decido lavar el coche. Al ir al garaje veo que hay correo en la mesita de la entrada. Me pongo a revisar las cartas antes de lavar el coche. Dejo las llaves del coche en la mesita, voy a tirar los sobres vacíos y las propagandas al cubo de basura y me doy cuenta de que está lleno.
Decido dejar las cartas -entre las que hay una factura- en la mesita y sacar la bolsa de basura afuera... Entonces pienso que ya que voy afuera puedo pagar la factura con un cheque y echarlo en el buzón que está a 10 metros de la puerta. Saco del bolsillo la chequera y veo que queda uno solo. Voy al escritorio a buscar otra chequera y encuentro sobre la mesa la CocaCola que me estaba tomando y se me había quedado olvidada. Quito la lata para que no se vuelque sobre los papeles y me doy cuenta que se está calentando por lo que decido llevarla al frigo. Al ir hacia la cocina me fijo en que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada está sin agua. Dejo la CocaCola sobre la cómoda y descubro las gafas de cerca que estuve buscando toda la mañana.
Decido llevarlas al escritorio y después poner agua a las flores.
Dejo las gafas en el escritorio, lleno una jarra de agua en la cocina y de repente veo el mando a distancia de la tele. Alguien se lo olvidó en la mesa de la cocina. Me acuerdo de que anoche lo estuvimos buscando como locos.
Decido llevarlo a la sala, donde debe estar, en cuanto ponga el agua a las flores. Echo un poquito de agua a las flores y la mayor parte se derrama por el suelo. Me cabreo, vuelvo a la cocina, dejo el mando a distancia sobre la mesa y cojo unos trapos para secar el agua. Voy hacia el hall tratando de acordarme qué es lo que quería hacer con estos trapos...
Al final de la tarde el coche sigue sin lavar, no he pagado la factura, el cubo de basura está lleno, hay una lata de Coca Cola caliente en la cómoda, las flores siguen sin agua, sigue habiendo un solo cheque en mi chequera, no consigo encontrar el mando de la tele, ni mis gafas de cerca, hay una fea mancha en el parquet de la entrada y no tengo ni idea de dónde están las putas llaves del coche...
He estado toda la tarde dando tumbos, no he acabado nada, y encima estoy agotado.

4 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Está bien, lo reconozco... he tendio días así... Y peores.

No sé que tanto sea una cosa del Déficit de Atención o de los precios que hay que pagar por ser cronopio... pero me quedo con la segunda opción.

kanif dijo...

Pues sí, es una clásica dedicación de cronopio... y además entre medias de todas esas chorradas, nos pararíamos a escribir unas letras... en la misma mesita de la entrada ;-)

Nym dijo...

Vaya, pero si es una tarde cualquiera en mi vida, ja ja ja, sólo que lo más seguro es que yo me hubiese distraído un par de veces más por el camino :D

Noemí Pastor dijo...

A ver si voy a tener también eso. Estos posts no son para locas que se creen que lo tienen todo, que no me sale la palabra ahora.
No me había enterado de lo del blog colectivo de MQP. Pido sopitas.
Hipocondríaca. Por fin.