lunes, 15 de septiembre de 2008

Me arrastro.

No levanto cabeza. Me arrastro.
Hasta que la situación cambie me declaro oficialmente deprimido.
Sé que es una cuestión temporal y que pasará.
Ya lo notaréis.

5 comentarios:

M i K e L dijo...

Mecagüen... Pero bueno, ¿qué vamos a hacer sin tus marcianadas? Oiga, que hoy le tengo que pasar el primordio de los nuevos programas de Radio Euskadi donde usted y yo vamos a ser los productores asociados. Lechón.

kanif dijo...

A ver... que yo deprimido tiro palante igual...sólo que me cuesta un huevo.

M i K e L dijo...

Pues aunque te quede otro (huevo, digo), aplícate de una forma positiva eso de "Gustuko bidean, aldaparik ez!" que es mucho mejor que ir penando al calvario. O relativiza que es la mejor forma de escapar de la gris depresión...

Duquesa de Katmandu dijo...

Eso, relativice, y como decía mi Bobe (para consolarse y consolarme): "Siempre hay alguien que está peor que uno".
Un canto de amor a la vida!!

Beso,

Ruth dijo...

Ánimo y que pase pronto. No se me ocurre otra cosa.