domingo, 30 de marzo de 2008

La iluminación de una madrugada cervecera.

Ya sé por qué no viajo: porque lo puede hacer cualquiera.
Y no me gusta hacer cosas que pueda hacer cualquiera.

Ahora que lo pienso, yo escribo un blog. Y eso lo puede hacer cualquiera.

Ya no me gusta escribir un blog. Voy a seguir haciéndolo... pero que sepáis que ya no me gusta.

Pensándolo mejor, puede que incluso hasta viaje. ¡Pero no pienso disfrutar!

4 comentarios:

IMANOL dijo...

Pues encantado y feliz de que te hayan gustado los episodios de "The moon". Si te sirve de consuelo, yo por ahora no viajo ni puedo. Querer, quiero.
Un abrazo,

Imanol Reta

Necio Hutopo dijo...

Viajar no lo puede hacer cualquiera... Bueno, sí... Yo, por ejemplo, viajo constatemente al baño... Y es que el café es diurético...

Escribir un blog también lo puede hacer cualquiera (que tenga acceso a internet y conozca los principios básicos de un idioma escrito, por supuesto)... Otra cosa es hacerlo bien.

Finalmente, si la película infantil de la que escapasté era Horton y el Mundo de los Quién... Y la cambiasté por Casi 300... La verdad es que no fue precisamente la decisión más inteligente de tu vida...

Este fue mi comentario alcoholizado... Si llego a algún nivel de sobriedad aceptable, regreso a borrarlo.

kanif dijo...

¡CÓMO COJONES SABES QUE FUE HORTON!

Nanny Ogg dijo...

Jajajajajajaja... me encanta el post, me encanta, me encanta... Jajajajajajaja.... En fin, a mí no me importaría viajar aunque lo pueda hacer cualquiera... anda, pues ahora que lo pienso no lo puede hacer cualquiera: yo no puedo :P

Por cierto, era fácil saber que la película infantil era Horton: no hay otra en cartelera en estos momentos (a menos que yo sepa) :D

Besos