miércoles, 19 de septiembre de 2007

La ciencia es demasiado importante...

...para dejársela a los científicos.
Antonio Cuenda lo sabe. Por eso, a pesar de ser autodidacta, no se priva de publicar un libro con el sorprendente título de "Propiedades de la materia cósmica" en el que expone sus innovadoras teorías, fruto de años de estudio. Y las tiene para todos los gustos: Sobre la deriva de los continentes, la extinción de los dinosaurios o las supernovas.
Y no se queda sólo en la publicación, no, además desafía a los científicos. Y no de boquilla; el tío pone pasta encima de la mesa...
¡Joé ! ¡Yo admiro a este tipo! No, es más, lo envidio. Yo no tengo valor para publicar mi teoría sobre los ojos rasgados de los orientales... y mucho menos para desafiar a los científicos.

¡El mundo necesita personas como esta! ¡Gentes que conmuevan los cimientos de la ciencia! ¡Que derriben de un plumazo nuestras rancias convicciones! !Que renueven los paradigmas caducos y nos eleven a nuevas cotas de sabiduría!
Gentes, en fin, sin miedo al ridículo.

3 comentarios:

Maripuchi dijo...

Txiki, tú no te preocupes... que yo te financio la edición jeje
No acepto menos del 50%.
Ale.
Besos

Javi V dijo...

Pues yo me quedo el otro cincuenta por ciento. Con lo que saquemos, podemos financiar otro trabajo de campo de un amigo mío que sostiene que el chorizo es el principio y final de todo. Se basa en algo incontrovertible: hayas comido lo que hayas comido, todos los eruptos huelen a chorizo.
Ahí queda eso.

mikel dijo...

EruCto, Javi, que eres un animal!

El otro comentario no ha entrado así que no sé si me repetiré porque Blogger se toma su tiempo. Lo que decía es que las teorías de este tipo sobre la deriva continental y la energía del sol son frikadas del tipo FrIker Jiménez. En fin...